E duelo 02

¿Los delfines también lloran la muerte de los seres queridos?

Un barco de científicos observó hace dos años en el Mediterráneo un delfín listado (Stenella coeruleoalba) dando empujones y nadando alrededor del cadáver de su compañera muerta durante más de una hora. La reacción de los científicos fue quedarse en silencio y observar atónitos la escena.

Los científicos se preguntaron si cabía la posibilidad de que los delfines pudieran sentir el duelo y la pena de la misma forma en que lo hacen los humanos. El dolor, al menos en los humanos, es una reacción a la pérdida permanente de un fuerte vínculo social o familiar. La comunidad científica cree y tiene evidencias que muchos animales también experimentan esta emoción de profunda tristeza, como los chimpancés, los mandriles y los elefantes. Pero, los científicos todavía no saben si otros animales sienten este fuerte sentimiento de pena.

Esta posibilidad viene estudiándose desde hace cincuenta años. De hecho, en otras especies como mandriles o elefantes ya se tiene la certeza. Un chimpancé, por ejemplo, murió al mes de hacerlo su compañero tras rechazar toda la comida que se le ofreció y enfermar. En delfines en concreto se han grabado comportamientos sospechosos, aunque todavía está por determinar que fuera pena o mero interés ante la falta de respuesta de otro delfín.

duelo 06

Hay docenas de fotos y videos de YouTube sobre el comportamiento de duelo en delfines: se ha visto a algunas madres cargando a sus bebés muertos en la boca o en la espalda durante una semana o más, incluso cuando el cuerpo se descompone.

En un nuevo estudio publicado en Zoology, Giovanni Bearzi, el biólogo del Dolphin Biology and Conservation en Pordenone (Italia), y sus colegas de otras instituciones, analizaron 78 informes científicos de 1970 a 2016 sobre este tipo de reacciones en delfines. Después de un minucioso análisis encontraron que solo 20 de las 88 especies de cetáceos (delfines y ballenas) presentan este tipo de comportamiento de duelo. De ellos, la mayoría eran delfines de los géneros Sousa y Tursiops. Solo uno era una ballena jorobada.

duelo 21

¿El sentimiento de pena va ligado al tamaño del cerebro y a la vida social?

Los cetáceos que viven en grupos sociales más estructurados generalmente tienen cerebros más grandes y complejos y esto, según Bearzi y sus colegas, podría tener una correlación con los sentimientos de pena.

Aunque la correlación podría simplemente reflejar el hecho de que la mayoría de los estudios analizados se centraron en los delfines (que viven en comunidades sociales más complejas), aún sugiere que el comportamiento de duelo puede evolucionar más en animales con cerebros más complejos.

Pero, ¿es posible demostrar que alguno delfines y ballenas sienten realmente tristeza por sus familiares fallecidos?. Estas criaturas podrían estar de luto o no han aceptado o reconocido que la descendencia o el compañero han muerto.

duelo 22

En 2016, los científicos encontraron evidencia de que las ballenas y los delfines realizan “vigilias” por sus muertos.

En ese momento, dijeron que la explicación más probable era el duelo.

Jane Goodall y otros han demostrado que los chimpancés sí sienten el duelo, recopilar informes detallados de sus respuestas a la muerte. Por ejemplo, un chimpancé joven en el Parque Nacional Gombe Stream de Tanzania incapaz de hacer frente a la muerte de su madre se quedó letárgico, rechazó la comida, enfermó y murió un mes después. Otros científicos han identificado la pena en las hembras de babuinos mediante el análisis de sus niveles de hormona del estrés antes y después de perder a un compañero o una cría.

Pero no existen registros tan detallados para los cetáceos. Bearzi y sus colegas dicen que, sin importar lo que pensemos que sienten estos animales, la cuestión del dolor y de su comprensión de la muerte, permanece abierta.

“El presente estudio ayuda a corroborar que los adultos que lloran a sus jóvenes muertos es un comportamiento común y globalmente extendido en especies de mamíferos de larga vida y altamente sociables / cohesivas”.

duelo 13

Un análisis incompleto

Bearzi y sus colegas animan a otros científicos a poner hidrófonos en el agua cuando encuentren delfines y ballenas con sus muertos para registrar sus sonidos y poder analizar sus hormonas más tarde.

Pero eso podría no ser de ayuda en todos los casos. Un delfín común oceánico macho (Delphinus delphis), por ejemplo, fue visto con una cría muerta, acompañado de dos delfines hembra en la costa de Hawái. Nadie sabe si el macho mató la cría, que se pensaba que era el bebé de la hembra más joven. Pero al sostener el cuerpo, se aseguró de que las dos hembras se quedaran con él, una táctica inteligente, dice Bearzi, si una de las hembras se prepara para aparearse.

En otros casos, un animal puede no estar afligido sino estar tratando de averiguar por qué su compañero no reacciona. Ese pudo haber sido el caso de la escena presenciada por Bearzi y sus colegas científicos.

duelo 14

En ocasiones, el delfín coloca su mentón sobre el cadáver y lo presiona. Al mismo tiempo, mira hacia el cuerpo, como buscando una respuesta. Pero en la escena presenciada por Bearzi el adulto estuvo solo con el cadáver durante más de una hora, un comportamiento peligroso para una especie que depende de sus grandes manadas para garantir su seguridad.

” Además de filmar y observar, no sabía qué hacer como científico”, dice Bearzi. “Tal vez nos den una mejor comprensión de lo que les pasa por la mente y si sienten dolor. El resultado final ahora es: no lo sabemos “.

El estudio compiló observaciones. Descubrieron que las madres solían llevar a sus jóvenes muertos por encima del agua, a menudo flanqueados por amigos. En muchos casos, las crías muertas se descompusieron, lo que indica que se habían mantenido durante mucho tiempo.

duelo 23

“Descubrimos que es muy común y [hay] una distribución mundial de este comportamiento”, dijo la coautora del estudio Melissa Reggente a Traci Watson de National Geographic.

“Están sufriendo y estresados”. Saben que algo está mal. Pero, aunque el comportamiento fue común, la forma en que estos animales sufren es variada.

En un caso, una orca hembra conocida como L72 fue vista en la isla de San Juan, Washington, con un recién nacido muerto en la boca.

“Ella trataba de mantener la pantorrilla [muerta] en la superficie todo el tiempo, equilibrándola sobre su cabeza”, dice el coautor del estudio Robin Baird de Cascadia Research Collective en Olympia, Washington, quien fue testigo de los esfuerzos de la madre.

duelo 18

El estudio también encontró informes de ballenas con terneros muertos en la boca, empujándolos a través del agua y tocándolos con sus aletas.

El estudio también encontró informes de mamíferos oceánicos que tocaban a los compañeros muertos con sus aletas y creaban un círculo protector alrededor de una adulta con un ternero muerto.

On June 9, 2016, we documented what looked like grieving behaviour by a striped dolphin *Stenella coeruleoalba* towards a subadult conspecific. The event was filmed during a Marine Biology Field Course by Texas A&M University, organised in collaboration with OceanCare and Dolphin Biology and Conservation in the Gulf of Corinth, Greece.
For more information on cetacean responses to dead conspecifics (and whether or not it may be grieving) please see: Bearzi G., Kerem D., Furey N.B., Pitman R.L., Rendell L., Reeves R.R. 2018. Whale and dolphin behavioural responses to dead conspecifics. Zoology

El extraño caso de Tahlequah, la orca que ha cargado a su cría muerta durante 17 días

No se conoce un duelo tan largo en este tipo de especies

La orca Tahlequah, conocida por los científicos como J35, ha dejado de cargar y mantener a flote a su cría muerta después de 17 días y 1.000 millas recorridas en aguas del Pacífico cercanas a las costas de EEUU y Canadá.

duelo 20

Se trata de algo usual entre delfines, orcas y otros mamíferos como una expresión de aflicción, pero hasta ahora no se conocía un caso en el que el duelo hubiera durado tanto, según explican los expertos. Se cree que la cría murió el 24 de julio frente a las costas de Victoria, en Canadá.

Tahlequah, de 20 años, forma parte de una comunidad de 75 orcas agrupadas en tres manadas que conviven entre el extremo sur de la isla de Vancouver, en Canadá, y las aguas del estado de Washington, en EEUU.

Esta comunidad está en peligro de extinción y la orca J35 es un miembro extraordinariamente valioso del clan debido a su potencial reproductivo.

«J35 pasó por mi ventana hoy con otras ballenas, y luce vigorosa y saludable. La terrible experiencia de verla llevar a la cría durante al menos diecisiete días y mil millas ha terminado, gracias a Dios», declaró en un comunicado Ken Balcomb, el director fundador del Centro de Investigación de Ballenas de EEUU.

La razón de la muerte de la cría

duelo 19

La falta de salmón «chinook», fuente principal de alimento de las orcas, es la razón fundamental de que las crías enfermen y mueran. Elruido de los barcos confunde también a las orcas e interrumpe su comportamiento natural a la hora de buscar alimento.

La desnutrición en un depredador que necesita nadar 75 millas por día produce en las orcas un impacto devastador. Balcomb dijo que J35 probablemente haya perdido a otros dos descendientes desde que dio a luz a un macho en 2010.

La preocupación principal era que no estuviera nutriéndose adecuadamente, pero los investigadores aseguran que J35 no mostró signos de «cabeza de maní», una condición que apunta a la desnutrición en una orca, a medida que los huesos del cráneo comienzan a mostrarse. «Ha estado comiendo», aseguró Balcomb.

Al mismo tiempo, los investigadores de la zona han estado atendiendo a la orca J50, de la misma población, un animal de cuatro años y medio que perdió el 20% de su masa corporal y está en riesgo de perder la base del cráneo.

Los biólogos han comenzado a alimentar hoy a la orca, a la que habían inyectado antibióticos el jueves pasado.

duelo_11

EFE
Actualizado:12/08/2018

Un delfín mular adulto transporta una cría de delfin muerta en su espalda.

Una orca finalmente ha dejado ir a su ternero después de llevarlo en un "recorrido de dolor" durante 17 días.

La ballena piloto madre se lamenta por su ternero muerto - The Blue Planet II: Episodio 4.

Delfín giboso del Atlántico (Sousa teuszii) lleva a su bebé muerto por varios días